Cómo funciona los pagos con QR

El mundo está atravesando un revolución digital de la mano de los teléfonos celulares o smartphones, con los que cada vez se pueden hacer más operaciones: desde pedir comida, solicitar delivery de otros productos, realizar compras en el exterior por internet, abrir cuentas bancarias en cinco minutos, realizar transferencias y hasta pagar una cena en un restaurante o un ticket en distintos comercios como supermercados, farmacias y estaciones de servicios. Para eso hay que contar con un teléfono móvil y disponer de una billetera virtual como las que ofrecen distintas empresas.

Dentro de estas billeteras virtuales el método más ágil y utilizado es el de pagar con QR (del inglés Quick Response code, “código de respuesta rápida”). Se trata ni más ni menos que de la evolución del viejo código de barras aunque en este caso presenta tres cuadrados en las esquinas que permiten detectar la posición del código al lector.

Pagos con QR

Lo primero que debe hacer un usuario es cargar los datos de las cuentas bancarias y las tarjetas al sistema de la aplicación que va a utilizar.

Luego, al llegar a un local, podrá optar por pagar con QR escaneando el código desde alguna de estas apps. Al querer abonar, se podrá elegir el medio de pago desde el teléfono. Para eso, la aplicación de la billetera virtual tiene que tener dinero recargado directamente desde una tarjeta de débito o crédito del titular de una cuenta en un banco o realizando un depósito a su billetera digital.

Una ventaja para las tiendas es que cobrar mediante este método no implica comisión para el vendedor como si al hacerlo con tarjeta de débito (una de las grandes trabas para el pequeño comerciante) y no tiene costo asociado ni inicial ni mensual.

Pagar con QR tiene muchas ventajas, entre ellas están:

  1. Otorga mayor seguridad y comodidad. Existen varias formas de disponer del dinero de forma segura sin la necesidad de trasladarte a un cajero o a una sucursal de un banco.
  2. El historial crediticio. Usar una caja de ahorro o billetera virtual para realizar pagos electrónicos permite dejar una huella que genera una memoria crediticia. Asimismo, permite acceder a créditos con mayor facilidad ya que las entidades entienden que el usuario es una persona responsable en el sistema financiero.

Este método no está brindando herramientas y tecnología con el fin de avanzar hacia la digitalización.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.