Cómo conseguir la antorcha en Dark Souls 2

La antorcha es una novedad en la serie Dark Souls que se utiliza en Dark Souls 2 para ayudar en la exploración. Su efecto es aumentar la luminosidad en las zonas con poca luz.

En zonas oscuras, reduce el riesgo de enemigos invisibles, trampas y pozos. Sin embargo, la desventaja es que al usar la antorcha, el jugador no puede utilizar la ranura de la mano izquierda (arma/escudo/magia); además, la antorcha sólo puede bloquear parcialmente y con un alto coste de resistencia. La antorcha se puede quitar durante el combate, pero se apaga; hay que volver a encenderla cuando se vuelve a equipar.

En lugar de tener una antorcha en tu inventario, cualquier antorcha que consigas en el juego añade 5:00 minutos a tu contador. Así, a medida que vas encontrando antorchas, el tiempo total de la antorcha aumenta hasta que empiezas a usarla(s), momento en el que el temporizador empezará la cuenta atrás. Gasta tus antorchas sabiamente para que cuando las necesites de verdad, tengas tiempo suficiente. Hasta ahora nadie vende antorchas, así que aparte de soltarlas de los enemigos, hay una cantidad muy limitada de ellas en el juego.

A medida que avanzas por el mundo, hay lugares en los que puedes encender una antorcha, así como objetos que pueden ser iluminados con una antorcha. En particular, hay zonas/niveles oscuros (como The Gutter) en los que puedes pasar de una antorcha a otra, encendiendo cada una a medida que avanzas. Esto añade gradualmente luz al nivel y te da lugares donde puedes volver a encender tu antorcha si la apagas (o se apaga) por cualquier motivo.