Facebook se ha convertido en la plataforma básica del usuario promedio de Internet. Pero ¿todos se han unido a su experiencia? ¿Conocemos realmente su alcance y posibilidades? Aprendamos juntos cómo crear una cuenta de Facebook.

como-crear-una-cuenta-de-facebook-1

Cuando se trata de redes sociales tan omnipresentes e influyentes en el mundo actual como Facebook, ya no es admisible quedarse atrás por desconocimiento, rebeldía o pereza disfrazada de apego a las tradiciones. La marginación voluntaria de un sistema tan vasto resulta en empobrecimiento de la experiencia personal.

Facebook, el gigante entre gigantes

A pocos días de Halloween en 2003, Mark Zuckerberg jugó la peor travesura que se recuerde en la Universidad de Harvard: compilar ilegalmente las fotos de cientos de chicas de todas las facultades para formar duelos digitales masivos en busca de la más atractiva.

El enorme concurso estudiantil llamado Facemash fue un fenómeno popular inmenso pero efímero. En menos de una semana, Zuckerberg ya era sometido al Consejo Administrativo de Harvard, forzado a expresar arrepentimiento y a sacar de funcionamiento la página. Tres meses después, un nuevo sitio la reemplazaba, uno llamado The Facebook.

Han pasado más de diecisiete años de esta fundación y la historia de Facebook aún recoge el espíritu de esas noches atrevidas de Halloween. Las acusaciones contra su dueño sobre violaciones masivas de privacidad, toxicidad de las dinámicas incitadas e irresponsabilidad informativa no cesan, pero tampoco cesan la diversión juvenil asociada a la plataforma y la capacidad de interacción y enlace que genera entre los usuarios más distantes y disímiles.

Es imposible imaginarnos ahora, en nuestro trabajo, en nuestro ocio o en nuestro romance y amistades, sin la convivencia diaria en la red social. Se ha vuelto un océano invisible que nos arropa sin que recordemos que hasta hace década y media se trataba de algo raro y opcional. Y el que se haya quedado fuera de este mar de relaciones digitales es casi como si, paradójicamente, careciera de oxígeno.

Es por ello que el que no se haya unido a la fiesta salvaje de Facebook, debe considerarlo, aunque sea tentativamente y con prudencia. La principal virtud de este libro de caras, aparte de la vastedad de sus nexos, es la capacidad de personalización que entrega a sus usuarios. Facebook será lo que quieres que sea. Cada aspecto de su página puede adaptarse a tus intereses, vocación, proyectos o gusto. Se puede cabalgar sobre el gigante para forzarlo a que te lleve más rápido a tu destino, sin que éste termine cabalgándote a ti.

¿Cómo crear una cuenta de Facebook?

A estas alturas, crear una cuenta de Facebook parece algo de conocimiento común y que no necesitamos pensar dos veces, mucho más si poseemos el mismo espacio de red de hace siete u ocho años, un nido que ni pensamos en dejar.

Pero tendríamos que preguntarnos si conocemos todas las aristas de esta creación novedosa o si estamos actualizados con la red y sus requisitos. También si seríamos capaces de explicarle el proceso a personas muy alejadas de la conversación tecnológica. Quizá este artículo pueda servir para estas inquietudes.

Pasos para crear una cuenta desde el computador

Revisemos primero cómo se crea una cuenta desde el equipo fijo de tu hogar o trabajo. Lo primero es dirigirse a la dirección de www.facebook.com/r.php, en la cual se nos señalan de inmediato los ítems que es necesario llenar para efectuar el registro.

Estos consisten en el nombre y apellido, correo electrónico o número de teléfono móvil, fecha de nacimiento y género con el que identificas. También se te exigirá de inmediato una contraseña para inaugurar tu cuenta.

Al presionar el botón verde para registrarse, Facebook exigirá una confirmación por correo o por telefonía móvil. Por correo se basará simplemente en el envío de un link a tu email que debes pulsar para activar finalmente tu nueva cuenta. Por teléfono móvil, deberás esperar un SMS enviado a tu equipo con un código específico, que introducirás al iniciar sesión en el recuadro destinado a la confirmación. Esto también echará a andar tu cuenta.

Pasos para crear una cuenta desde el teléfono inteligente

El procedimiento para crear una cuenta desde el teléfono móvil es similar al anterior en su información básica. Pero, como bien se sabe, el móvil inteligente exige la descarga previa del programa de Facebook vía aplicación para poder establecer contacto con la plataforma.

Este es entonces el primer paso: descargar la aplicación desde el sitio correspondiente al sistema operativo que utilice tu equipo. En el caso de Android, nuestra tienda digital será Google Play. Si se trata de iPhone, nos dirigiremos a App Store. Desde cualquier de estos dos sitios instalaremos la aplicación oficial de Facebook, por medio de un simple botón, en pocos minutos.

Una vez descargado el app, lo abriremos y elegiremos en la página de inicio la opción de crear una cuenta nueva en Facebook, presionando luego el botón de Siguiente para continuar el proceso. Entonces introducimos los datos ya señalados, nombre y apellido, fecha de nacimiento, género, número de teléfono móvil (esta vez la confirmación será sólo por esta vía) y la contraseña elegida como tu llave personal para el perfil. Con cliquear en Registrar, estará listo el proceso.

El teléfono móvil ofrece comodidades como la opción de recordar la contraseña y usuario mediante la aplicación, para estar listos para acceder apenas encendemos el teléfono, sin necesidad de rellenar una y otra vez la misma información. Igualmente, si consideras que la aplicación entera de Facebook es demasiado pesada para tu velocidad de Internet y consume demasiado espacio, puedes optar por el llamado Facebook Lite, una versión ligera de la plataforma, con sus funciones básicas y de descarga veloz.

como-crear-una-cuenta-de-facebook-2

La responsividad de Facebook para distintos dispositivos móviles es otra de las razones de su bien sustentado éxito. Sin cortes de imagen o incómodos textos, la plataforma se aligera con presteza para nuestras necesidades.

Advertencias

Respecto a los datos personales introducidos en cada caso, es necesario cuidarse de escoger una contraseña que cumpla los requerimientos de longitud y variedad de caracteres. Para esto puedes incorporar una alternancia entre mayúsculas y minúsculas, además de caracteres especiales, en tu clave.

Asegúrate de elegir el género correcto con el que te sientas identificado a largo plazo, para evitar inconvenientes de identificación dentro de la red en el futuro. Y si tienes menos de catorce años, abstente de registrarte en Facebook. El sistema lo impedirá.

Evidentemente, sabemos que millones de niños entre 8 y 13 años se saltan la norma y se registran en la plataforma, siendo una de sus favoritas para compartir juegos y utilizar el chat. Pero una red social no es un lugar saludable para una mente infantil, aún inexperta emocionalmente para sobrellevar grandes conflictos.

Tristemente, Facebook es un lugar donde es común la suplantación de identidad, el reto grupal peligroso, el robo de fotos personales o el cyberbullying. Estas cosas pueden ser extremadamente delicadas en el caso de un niño, por el alto riesgo de abuso o desequilibrio psíquico inmanejable.

Reservemos entonces la apertura ilimitada de las puertas del mundo virtual a mano adultas. El aprendizaje que ofrece indiscutiblemente la red cibernética puede encontrarse en otras partes mejor diseñadas específicamente para el mundo infantil, que debe aventurarse por las complejidades del mundo de forma más orientada y progresiva.

Iniciando la experiencia Facebook

Ahora que ya sabes cómo crear una cuenta de Facebook y has conseguido el acceso a la más grande de las redes sociales, ahora es momento de explorar a fondo sus posibilidades, presentándote plenamente al mundo como un usuario curioso y abierto a nuevos maneras de compartir.

Personalización de la cuenta

Nuestras primeras brazadas en este nuevo mar deben ser en dirección a la personalización. Debemos construirnos una persona digital que sea representativa de quienes somos, de nuestra autoimagen básica que podemos reconocer o al menos de la imagen que queremos proyectar, bien sea como individuo común en busca de experiencias o bien como parte de una marca cuya promoción es tu responsabilidad.

Para esto, debemos enriquecer a fondo nuestro perfil. Lo primero es establecer una buena foto de perfil, una imagen que constituya tu rostro en cada publicación y comentario efectuado. Es innecesario que se trate de una foto carnet oficial de tu aspecto actual. Puede ser cualquier cosa, desde fotos artísticas y paisajes, hasta cuadros célebres y mascotas. Cualquier elemento gráfico que quieras que se asocie cotidianamente a tu persona estará bien. Esta imagen debe ser cuadrada y de 180 pixeles.

Otra foto importante en tu personalización es tu foto de portada, ubicada en la parte de atrás de tu muro de perfil, en la sección superior. Bastante más grande que tu foto, es un espacio usualmente dedicado a un elemento que resuma el lema general de tu participación en la vida digital o una imagen en la cual te sientas emocional o profesionalmente enmarcado.

Si la foto de perfil es un trasunto de ti mismo, la foto de portada puede ser el contexto donde quieres que se te vea inscrito. La forma de este elemento es rectangular y de mínimo 720 pixeles de ancho.

Pero claro, una buena personalización no puede constar únicamente de fotos sin información precisa que las respalde. Aquí entra nuestra biografía, que consiste en una serie de ítems dispuestos en lista del lado izquierdo de la pantalla y desarrollados al presionarlos en el centro.

La biografía incluye los lugares donde has vivido, información sobre familia y relaciones, trabajo y formación, eventos importantes de tu línea de vida y detalles básicos de contacto, a través de otras redes o email. Rellena los apartados con cuidado, discreción y buena ortografía.

Otra sección complementaria a la biografía es la presentación. Si la información biográfica provee datos sueltos de tu vida, la presentación ofrece una narrativa para darles cohesión. Explica quién eres según tu opinión, cuáles son tus valores y propósitos. Esto se acentúa aún más si se trata del Facebook de una pequeña empresa, que busca darse a conocer creando imagen de marca. El texto debe tener un máximo de 101 caracteres.

facebook-marketing

Configurar la privacidad

Como hemos visto, desde los mismos inicios de Facebook como divertimento de Harvard, el tema de la privacidad de sus usuarios ha sido un dolor de cabeza para sus directivos, para la política y para la sociedad en general. Por tanto, no es caprichoso que pasemos directo a configurar nuestra privacidad antes que ninguna otra cosa, incluso antes de publicar. Debemos estar seguros sobre quienes tienen acceso a nuestro hogar de redes.

Nos ocuparemos primero sobre quién puede ver la información que acabamos de introducir en el perfil. Esto podremos decidirlo dentro del apartado de Información básica y de contacto, donde cada una de las opciones privadas referentes al email, teléfono móvil o relaciones ofrece justo al lado la opción en botón sobre quién puede verlas y qué tan públicas queremos que sean.

Ahora, quizá no nos baste regular la información de esta manera, sino que también querremos administrar la manera en que las personas pueden encontrar nuestro perfil. Facebook puede hacernos invisibles a la búsqueda tanto en la plataforma como en motores de búsqueda como Google o Bing si así lo solicitamos.

En tu camino hacia una experiencia Facebook de absoluta intimidad probablemente continuarás, de cerrar lo privado del perfil y hacerlo inencontrable en Google a guardar también tus publicaciones. Estas podrán ser compartidas a sólo un grupo cerrado de amigos, a determinados miembros de una institución o a determinados habitantes de un mismo lugar geográfico. Las distinciones son numerosas y adaptadas a tus necesidades.

Un avance tecnológico temible que han tenido las redes sociales y los sistemas de internet en general es el análisis cuidadoso de las costumbres del usuario para lanzarle encima publicidad adaptada a su psicología. En tus opciones de privacidad también puedes regular esto, entrando en Configuración de anuncios para bloquear este proceso de segmentación para tu perfil.

Producción de contenido

Ya has mostrado al mundo de Facebook quién eres y cuánta información estás dispuesto a mostrar. Ahora es momento por fin de generar contenido de publicación. El sistema de publicación es muy sencillo: hacer click en la opción de Realizar publicación y elegir qué tipo de contenido publicarás, desde fotos y vídeos hasta stickers e imágenes de texto coloreado.

O simplemente puedes optar por escribir un texto sin adornos ocasionalmente, informativo o literario. La publicación puede contener información que contextualice lo descrito o lo difunda con mayor facilidad, mediante información de ubicación o etiquetado de amigos.

En el siguiente vídeo, se ofrece un ejemplo de publicación muy bien cuidada mediante un diseño gráfico elaborado con Photoshop y Dafont. El objetivo del usuario es alimentar no una cuenta personal, sino un fanpage, una cuenta en Facebook para crear comunidad en torno a un tema o afición determinado. Quizá quieras experimentar con este formato tras dejar bien plantada tu cuenta personal.

Hasta aquí nuestro artículo sobre cómo crear una cuenta de Facebook. Si te ha resultado de interés, quizá te resulte útil este otro texto de nuestra web dedicado a cómo crear un grupo de Facebook. ¡Sigue el link!

como-crear-una-cuenta-de-facebook-3