DAC: ¿Qué es y para qué sirve? Y sus beneficios

Te has preguntado ¿Qué es un DAC?, tranquilo no eres el único, se trata de un componente electrónico cuyas siglas representan su nombre original en inglés, Digital to Alogue Converter. Y se usa en la vida cotidiana más de lo que se cree, sólo que no lo identificamos; pues no es otra cosa que un conversor, dotado de la capacidad para transformar una señal digital de cualquier tipo de fuente en otra señal pero analógica. Pero ¿Cómo se usa?, pues bien, para ilustrar su presencia, nada mejor que cuando se escucha música, que es analógica, cuyas ondas producidas en los auriculares o cornetas se transportan por el aire, convirtiéndose en impulsores sonoros.

DAC

¿Qué es un DAC y para qué sirve?

En muchos de nuestros blog post hemos referido multiplicidad de equipos y demás dispositivos emisores de sonido, por lo tanto, buena parte de estos incluyen un DAC, tales como amplificadores, tarjetas de sonido, auriculares inalámbricos, cornetas, entre otros.

Y sin embargo, todavía hay muchas personas que no tienen claro qué es un DAC para que sirve exactamente en el contexto musical, para este sector, está dedicado este tema, y explicar los aspectos más relevantes de este mecanismo electrónico de gran utilidad en la vida cotidiana.

Para comenzar, un DAC por sus siglas derivadas de su nombre inglés Digital to Analogue Converter, indica que se trata de un convertidor con la atribución y capacidad exclusiva para transformar una señal digital en analógica.

Un hecho que está a nuestro lado de diversas formas, aunque el más representativo es cuando se oye esa canción favorita, ya que como se sabe esta onda que se escucha es analógico y que tiene lugar en dispositivos comunes como los populares auriculares o altavoces, que llegan al oído para ser captadas y luego ser procesadas e interpretadas por el cerebro.

Ese proceso en el ámbito de la tecnología y la informática, tiene lugar a través de Los DAC para convertir o transformar la información en ceros y unos (0 y 1) de todo tipo de archivo digital alojado en el ordenador, teléfono inteligente, disco óptico, memoria USB, entre otras, en una fuerza sonora. Siendo importante aclarar en este aspecto, que de acuerdo a la calidad del DAC se obtendrá un mejor o peor sonido.

De tal modo, que si estás leyendo este contenido, es porque deseas documentarte en este tema DAC  y sus aplicaciones prácticas. No pudiste elegir una mejor entrada porque hoy aprenderás todo lo que necesitas saber en este aspecto. Aunque ya sabes de donde proviene su término, que por demás no difiere del resto de palabras relacionadas al sector del audio, la música y la informática en general, que por cierto está repleto de acrónimos y anglicismos, como el caso del DAC.

Este término es muy conveniente saberlo especialmente por aquellos usuarios que adoran la música, pues necesitan saber que lo que oyen por medio de los distintos canales de salida de audio de la Pc se relaciona en él. Debiendo considerar además, que salvo excepciones, pocos  probables además, la tarjeta de sonido integrada de los dispositivos electrónicos suelen ser de baja gama, por lo bien merece el esfuerzo de sustituirla por un DAC dedicado de mejor calidad.

DAC

Igualmente, los altavoces domésticos procesan el sonido analógico, cuyo mayor inconveniente, es que las fuentes más actuales (CD, DVD, archivos de audio, entre otros) se presentan bajo un formato digital. Los mismos vienen en forma de secuencia, como se indicó anteriormente en ceros y unos (que distinto de los soportes convencionales de algunos años atrás, como los discos de vinilo, casetes o cintas magnéticas), venían con un formato analógico.

En razón de ello, se hace necesario convertir la señal digital del archivo de música en formato analógico previo a su arribo a los altavoces, y poder oír y disfrutar de la música sin ninguna limitación. Y es que hace 50 años, no se requerían estas DAC para producir transportar ondas analógicas. Pues los auriculares y grandes micrófonos de los estudios de grabación, eran capaces de captar y alojar el sonido en señales analógicas, habitualmente en forma de cintas de carrete a carrete.

Por su parte, esta señal analógica se presionaba en ranuras de grabación; y cuando se deseaba disfrutar de una canción, la aguja del equipo o tocadiscos se encargaba de interpretaba cada surco, y crear la respectiva señal analógica eléctrica. Luego culminaba transmitiendo las ondas usando el preamplificador y, en última instancia, a los altavoces.

Este proceso en actualidad está más avanzado, y ahora los ingenieros de grabación transforman las señales analógicas en una fuente basada en bits de números (unos y ceros). Cuyas serie de números se interpreta como una señal de audio digital. Permitiendo así escuchar las ondas, y para volver a convertir esta señal analógica se necesita un DAC, pues sin este componente, sería imposible disfrutar de la portabilidad y comodidad del audio digital como se conoce hoy día.

Conceptualización

Luego de lo expuesto en el punto anterior, se puede afirmar entonces que un DAC es el acrónimo del término anglosajón Digital to Analog Converter, lo que significa que se trata de un convertidor de digital a analógico. Igualmente es un mecanismo que está presente en la actualidad en todos los dispositivos con salida de sonido, y usan fuentes digitales para su funcionamiento, como CDs, miniDisc, reproductores Pp3, entre otros medios similares.

Con el propósito de puntualizar aún más este tema, conviene ilustrar su explicación con los reproductores de CD. Los cuales contiene básicamente 2 partes, la del lector para recoger la información establecida en formato digital bajo el soporte del CD, así como la parte de conversión propiamente dicho, como aquella que transforma estos datos anteriores digital, en un flujo analógico.

DAC

Este proceso de la conversión se canaliza gracias a un convertidor integrado en su placa. Asimismo, cualquier tipo de fuente digital actual posee en su interior este convertidor, aunque generalmente es de una calidad inferior. Siendo el motivo por el cual los reproductores de CD de alta gama portan las citadas 2 cajas, ya sabemos, la del lector (Transport or Drive) y convertidor.

Ahora bien, lo bueno de un DAC dedicado, es que sustituye al convertidor integrado en la fuente, garantizando una conversión superior arrojando un resultado final óptimo. Su tarea es vital, puesto que los altavoces y los oídos funcionan en modo analógico, por lo tanto, su ausencia, no permite aún, escuchar música en la modalidad digital, por tanto, se necesita un intermediario o interprete, que este caso se denomina DAC para que traduzca al humano.

En caso de haber tenido la oportunidad de intentar un diálogo o comunicación con un extranjero a través de un intérprete, es posible entonces imaginarse o saber la importancia de las habilidades lingüísticas del intérprete, pues son estas son cruciales para garantizar una buena comunicación. En este caso, el intérprete es el DAC.

A pesar de ser un componente muy valioso como hemos visto, el DAC no ha escalado en el sector informático/tecnológico como una prioridad. Cuya presencia continua estando básicamente es en altavoces/auriculares; y de desear optimizar la calidad de la música, con seguridad se obtendrás mejores resultados invirtiendo en estos dispositivos, en vez de hacerlo en un DAC. Pese a que poder alcanzar todo su potencial, los altavoces necesitan un buen DAC.

Importancia

La importancia y valor del DAC radica en el hecho que sin éste, no es posible convertir contenidos sónicos digitales en analógicos; sin dejar de lado, que para lograr una mayor calidad de sonido, deberá poseer unas ciertas prestaciones, donde la más básica es su capacidad para cumplir con diversas frecuencias de muestreo y grados de cuantificación. También existen otros elementos, como la relación entre señal a ruido o nivel de distorsión armónica que están en capacidad de ofrecer.

Es decir, existen DAC capaces de interactuar internamente con archivos de 16, 24 o 32 bits, con frecuencias de 44,1 KHz, 48 KHz, 96 KHz, 192 KHz, entre otros.

De tal forma, que al disfrutar de música en alta resolución se requiere un equipo de sonido con un DAC con el poder de procesar audio en aquellos formatos que se desea reproducir, como un DSD, ficheros 24 bits/96 KHz o 24 bits/192 KHz. Donde dicho DAC incorpora los circuitos responsables de la conversión crítica de datos del dominio digital al analógico y, por consiguiente, capaz de interpretar el tren de datos a recibir; de no ser así, será incapaz de decodificarla.

Ante esta situación, vale preguntarse entonces, ¿Por qué se requiere un DAC de gama superior que permita al usuario disfrutar de una calidad de sonido mejor? La respuesta puede ser ambigua, pues casi todos los dispositivos de sonido (amplificadores, receptores, barras de sonido, altavoces activos, auriculares inalámbricos, u otros) ya vienen con un DAC, que suele cumplir muy bien su tarea. No obstante, no se muy buena calidad.

En este mismo orden, se deben tener en cuenta otros factores, como es tener muy buen oído y amplia experiencia para saber reconocer las diferencias relacionadas con un modelo dedicado y percibir el cambio, en particular, si el resto de componentes del sistema sonoro no acompañan, sobre todo la fuente de sonido musical, como servicios de streaming o archivos tipo MP3 de baja calidad.

No obstante, ciertamente en muchas situaciones, disponer de un DAC dedicado es lo ideal, además de notorio, un caso emblemático son los ordenadores, sobre todo los portátiles con placas base muy económicas, algunos teléfonos móviles de gama media/bajas y tablets con salida analógica de audio.

En tales supuestos, se suele dotar al equipo con conversores de baja calidad y escasas prestaciones, pero que se poden mejorar en términos de sonido de serie, con un DAC integrado dejándolo al extremo, y usarlo el nuevo en su lugar de manera externa, por un USB o con una tarjeta de sonido PCI para ordenadores, que además le aportará funciones avanzadas de procesamiento del sonido para cine y juegos.

De tal forma, que la decisión acerca de si vale la pena adquirir un DAC dedicado, obedece a diversos factores a evaluar, como es valorar los equipos que se poseen, calidad de los archivos reproducidos habitualmente y especialmente, las exigencias y necesidades que se tienen con relación al audio. Y obviamente, otra utilidad es el hecho de poder reutilizar viejos equipos al conectarse a fuentes de sonido actuales.

La resolución y frecuencia de muestreo de un DAC

Se entiende entonces que el rol que cumple el DAC es crucial para los eslabones de reconstrucción musical, siendo importante entones elegir con cuidado el tipo que se empelará en cadena de música. Considerando para ello, los límites en términos de frecuencia de muestreo y resolución. Pues un DAC básico posee frecuencias de 16 bits y 44 kHz (CD), en tanto que los nivel medio y alto permiten acceder a contenidos con 88 khz/96 khz o 192 khz de 24 bits.

Estos números y simbología, obedecen a la frecuencia o capacidad para grabar música, que no se graba en modo continuo, es decir, en 0,00001/seg. Por tanto, a menor número, igual de menor será el tiempo entre dos grabaciones, pero mayor será la información musical que habrá, en teoría, mucho mejor será el sonido.

A pesar que la frecuencia es un factor relevante llegado el momento de optar por un DAC, este no realiza todas la terea, ni mucho menos; donde de la misma forma que existen cámaras excelentes de 5 megapíxeles, también las hay muy malas, de 12 megapíxeles. Razón por la cual, la elección debería fundamentarse en varios criterios.

Diferencia entre un buen y un mal DAC

Siempre vale la pena destacar las diferencias entre un buen y mal componente, en el caso que nos ocupa, un buen DAC es, en principio que no se trate de uno tan barato, como los que tienen los Smartphones, tarjetas de sonido integrada de la Pc o tableta (a pesar que a este nivel, pareciera que los productos Apple, LG, HTC no son nada malos).

Sin duda, un buen DAC es aquel que provea un mejor y limpio sonido, además de fiel, puesto que a mayor definición  mejor se percibirán los detalles, la especialización de los mecanismos y el resultado es una dinámica y una emoción, por lo general superior. De tal manera que elegir correctamente, pasa por considerar además de la frecuencia para funcionar, entre otras cosas, sus tipos de entradas:

  • USB: su DAC debe estar emparejado al ordenador, aquel que sea capaz de reconocerlo igual que la tarjeta de sonido. Esta es la mejor forma para lograr las más altas resoluciones, además de permitir la alimentación del dispositivo. Se puede conectar a un reproductor MP3, disco duro, memoria USB. Donde el dispositivo procesa los datos originales a lo interno, en vez de la pequeña tarjeta de circuito impreso integrada.

En este caso, resulta evidente que la calidad de sonido de la señal enviada al amplificador mejorará considerablemente, si se usan archivos de buena calidad.

  • Toslink o Coaxial: puede conectarse entre cualquier equipo compatible (hasta una Pc) aunque es limitante en términos de aporte energético y frecuencias de muestreo, con el estándar Toslink limitado a 24/96.

Además de ello, es importante a considerar también los DACs asíncronos, que poseen su propio reloj interno para aportar mejores resultados que los síncronos: que simplifican y definen la duración de un segundo (modo asíncrono) y no el ordenador (modo síncrono). Aunque parezca inútil, pero no lo es puesto que los relojes del Pc por lo general son imprecisos, debido a sus componentes.

Diferencia entre DAC asíncrono y síncrono

Se conocen como DACs asíncronos aquellos que poseen su propio reloj dedicado, y habitualmente permiten al usuario obtener mejores resultados que los síncronos. Asimismo, el DAC que define la duración de un segundo (asíncrono) y no el ordenador (síncrono)

El DAC síncrono es el que se sincroniza con la frecuencia de trabajo del ordenador, o lo que es igual, con la que esté operando en la entrada de audio. Por su parte, el asíncrono es mejor básicamente porque los relojes del equipo pueden ser imprecisos, en tanto el del DAC es prioridad, pero de un ordenador no.

Esquema de funcionamiento del DAC

  • DAC: es un conversor que transforma la señal digital de cualquier fuente en una señal analógica.
  • AMPLI: denominado amplificador para incrementar la señal recibida, el volumen y la potencia.
  • Salida digital: es el canal de salida de audio digital de un equipo a otro.
  • Salida de línea: traslada la onda del audio de manera analógica desde una fuente.
  • Salida de auriculares: corresponde al puerto donde se conectan los cascos o auriculares.

¿Qué DAC elegir al mejor precio?

¿Quién no quiere calidad?, todos obviamente buscan lo mejor, y si va acompañado de un buen precio, mejor; el DAC no escapa de esta realidad. Por tanto, si en la actualidad se escucha música con la salida de sonido (Jack 3.5mm) de la Pc (portátil o fijo) iPod o tablet, posiblemente, invertir en un buen DAC optimice considerablemente la calidad de la música.

Esto se relaciona con lo exigente que sea el usuario, aunque ciertamente que comparando aquellos DACs que traen los ordenadores, móviles, y otros, no son de muy buena gama, pero si son suficientes para casi todas las personas.

Actualmente, cualquier placa moderna de ordenador es capaz de mover sin ningún problema auriculares de alta gama (DT 990 Pro por citar unos). Buena parte de ellos, detectan que requieren un nuevo DAC porque los nuevos auriculares adquiridos no van bien o se oyen débiles con la placa actual, sin embargo, se debe reiterar, que esto no es 100% cierto, y dependerá de lo exigente que se se con el sonido.

Otro aspecto a tener en cuenta, es el emparejamiento con algunos auriculares, pues no todos los dacs reportan mejorías con su uso conjunto, ello se debe a ciertos DACs cambian las frecuencias de los auriculares.

Una muestra de esto son los modelos Beyerdynamic DT 990 Pro, que reportan frecuencias medias/altas notoriamente exaltadas, mientras que un DAC que combina muy bien, es Fiio E10K, porque reporta calidez al sonido, además de contrarrestar la exageración de las frecuencias medias/altas.

A esta altura, cabe plantearse si se tiene un presupuesto justo es mejor adquirir unos auriculares con ese máximo, y a futuro invertir en un DAC, antes que comprar uno barato. Según la cantidad de recursos disponibles, se han seleccionado los siguientes DACs, reconocidos por unanimidad por la comunidad de usuarios, debido a su relación precio/calidad:

  • Para un presupuesto entre 70 y 90€: están los SMSL M3 y el Fiio E10K, unos DACS/AMPS muy buenos por su valor, es lo mínimo recomendable si se poseen unos auriculares de alta gama.
  • Con un presupuesto entre 150 y 200€: califican para la gama media/alta, siendo ideales al Audio Engine D1 y al SMSL M6, pensados para los más exigentes.
  • Con un presupuesto superior a los 300€: se coloca como referente el modelo AUNE X1S, uno de los DACS/AMPS más populares en la alta gama, ideados para el usuario audiófilo.

Claro está, dichas opciones son subjetivas y argumentables a favor o en contra de algunas de las sugerencias mostradas, pues el mercado está inundado con muchísimos modelos; pero no dejan de ser una referencia a considerar.

¿Cómo integrar un DAC en un ordenador?

Partiendo del supuesto que ya se tiene DAC ideal, es necesario saber la forma práctica para integrar de forma sencilla y rápida este dispositivo al ordenador, con el objetivo de lograr la mayor calidad en el audio a disfrutar, para ello se requiere de algunos materiales y acciones a saber:

  • Un cable digital.
  • Un convertidor o DAC.
  • Uno 2 cables de modulación y conectores RCA.
  • Se pueden usar conectores XLR si el DAC y el amplificador están equipados con dichos conectores.

Ahora, para la conexión propiamente dicho, se requiere disponer de:

  • Conectar el DAC y prender el equipo para iniciar sesión como administrador.
  • Conectarlo a unos auriculares o amplificador externo a través del cable estéreo o RCA. Desde la posterior del DAC, insertar los cables del tono correspondiente, y hacer lo propio con los cables a la entrada de audio desde el posterior del amplificador. Conectar el amplificador a un altavoz externo usando cable estéreo.
  • Luego instalar el CD de instalación del controlador proporcionado por la unidad de CD-ROM. Se deben seguir las indicaciones mostradas en pantalla. Aunque muchos no necesitan el CD de instalación, pudiéndose usar de inmediato.
  • Después se debe testear el funcionamiento del DAC, reproduciendo un archivo de audio.
  • De no funciona, ir al menú  herramientas y seleccionar opciones o preferencias, debiendo ir preferencias de audio y establecer el medio de salida de audio, que en este caso sería el DAC conectado, seguido de pinchar en aceptar.

Conviene aclarar que un archivo ultra comprimido de baja gama, no se puede convertir mágicamente en un archivo magnífico si sobrepasa el DAC. Igualmente, un MP3 sin comprimir (256 o 384 kbit/s), o hasta en formato FLAC, WAV, ALAC o DSD, se desfigurará: pues el ancho de banda se elevará, el sonido fluirá más natural, la escena sonora se desplegará en el espacio, todo ello sujeto al uso de un DAC de buena calidad.

5 buenas razones para elegir un DAC

En este punto queremos aportar 5 motivos del porqué los DACs se han convertido en unos componentes esenciales para sacar un mayor provecho de una biblioteca de música digital, así como a los servicios de streaming de música. Veamos cada uno estos de forma breve:

Explotar el potencial de los archivos de audio digital HD

Actualmente el formato Mp3s está globalizado y masificado, pues sustituyeron a casi desaparecidos Cds; no obstante, el proceso de compresión usado en este códec resulta tan destructivo que numerosos audiófilos han preferido por formatos más cualitativos. Cuya finalidad es llegar a a los formatos HD para conseguir un contenido lo más próximo posible a la grabación original, y reproducir archivos nativos.

De este modo, las opciones de archivos Flac, el WAV y otros similares han seducido a un nutrido grupo de público, por lo general apasionado, deseoso de consumir la música con relación a la fidelidad. No obstante, para sacar el mayor provecho a la calidad de estos archivos HD, se requiere un convertidor DAC.

Aprovechar al máximo los servicios de música online

Efectivamente, los servicios de música en la web no hacen más florecer convulsivamente, y sería una verdadera lástima no explotar la calidad que proveen ciertas plataformas, como Qobuz en particular. Con sus discos grabados en WAV o Flac, esta prestación ha disuadido a los que adoran la música y que pretende vivir en sintonía con los tiempos.

Por esta razón, sería un pecado limitar el rendimiento de audio que proveen estos archivos, enviándolos a través de una interfaz de conversión que sólo los degradaría.

Pasar por alto el convertidor integrado en un reproductor de CD

Con seguridad, aún sin saberlo se posean varios DACs, como puede ser un reproductor de CD, en tal caso, para convertir este archivo digital escrita en un disco, el reproductor usa un DAC integrado. El mismo, obedece a uno de los elementos primarios que determinan el sonido del reproductor.

De tal manera, que al darle la importancia especial a estos discos y el reproductor refleja sus límites, lo ideal es adquirir un DAC externo. Este previene al convertidor incorporado, siempre que dicho reproductor tenga una salida digital (óptica, coaxial u otra).

Mejorar la calidad de audio de un ordenador (o plataforma musical)

Al igual que el caso anterior, sucede con un ordenador o plataforma musical, es decir, los convertidores integrados pueden reflejar sus restricciones cuando se disfruta la música sin comprimir. En este caso, un sencillo convertidor DAC externo es capaz de transformar el sonido del ordenador, garantizando una conversión más cualitativa del flujo digital. Por lo habitual, las Mac y Pc no tienen salidas coaxiales u ópticas, por lo que se deberá optar por un DAC con entrada USB.

Disfrutar del sobre muestreo, la resolución nativa y la conectividad

Ya sabemos que los DAC difieren unos de otros, inclusive, muchos de tipos poseen convertidores muy avanzados. De tal modo que, es posible hallar especificaciones muy interesantes, como el sobremuestreo (flujo de 44.1kHz/16Bit con remostrado de 96kHz/24Bits), o una resolución nativa superior (192kHz en lugar de 96kHz).

Sin duda, la capacidad de conectividad igual es importante, desde donde habrá que elegir según el uso que tendrá. Para un ordenador, una entrada USB es casi obligado. Y para un reproductor de Cd, NAS o amplificador, lo ideal es un DAC con una entrada óptica o coaxial.

Es decir, que un convertidor DAC podrá mejorar la calidad de sonido de un equipo al proveer una conversión más exacta del flujo digital. Al oír el audio, se notará una mejora del timbre, su dinámica, precisión y volumen de la escena sonora; donde muchas contribuciones lograrán verdaderas delicias para los audiófilos, al tiempo de seducir a los amantes de los sonidos bellos.

¿En que situaciones necesitamos usar un DAC?

En el supuesto de que la conexión ocurra en el ordenador, conviene usarlo siempre, puesto que se evidenciará una notoria mejora de calidad y una enorme reducción del ruido.

Para los móviles no es necesario usar un DAC, puesto que se estaría cargando con un peso adicional. Si el equipo de usa más en el hogar, se pueden ocupar un DACs USB.

Si se trata de un reproductor de DVD/Blu-Ray, y no tiene un DAC de calidad, la diferencia puede ser muy notable.

En cuanto a los reproductores portátiles, en razón de la calidad de estos, no mejora mucho al usar un DAC.

Ventajas de tener un DAC

Dentro de las ventajas de disponer de un DAC, destaca el hecho de poder leer de forma nativa casi todos todos los formatos de audio disponibles en el mercado, lo que muy útil. Igual beneficio es evitar el usual ruido de fondo con las interferencias provocadas por los componentes del mismo, al estar aislados de estos.

¿El DAC no funciona? Solución

Puede ser que al instalar el DAC no funciones como se esperaba, cuando esto ocurra si todo está bien conectado, pero misteriosamente no se oiga nada por el mismo, en conveniente revisar los siguientes pasos sugeridos:

  • Acceder al menú herramientas del software de audio del DAC.
  • Luego entrar en opciones o preferencias.
  • Después, abrir la pestaña donde se incluyen las preferencias de audio, fijar el DAC como dispositivo de salida, y pinchar para guardar los cambios.
  • Igualmente, se puede intentar desde Windows 10, pinchando con el izquierdo en altavoz, y luego entrar en sonidos, seguido de abrir la pestaña de reproducción.
  • Por último, optar por el DAC y establecerlo como salida de audio predeterminada.

Modelos recomendados

No podíamos culminar este post, sin presentar los mejores modelos y tipo de DAC, aportando una selección con las más recomendados. Incluyendo los más económicos hasta los más costos para presupuestos y gustos más exigentes. Sin embargo, conviene identificar sus tipologías con el objetivo de saber con mayor precisión qué tipo de convertidor digital analógico conviene o se debería adquirir. En este sentido, se dividen en tipo A, B y C atendiendo a su calidad/precio/ventajas:

  • El conversor digital analógico tipo A, es ideal para usuarios que de verdad buscan una alta calidad en el sonido sin considerar su valor, en términos de inversión de capital. Suelen usarlo los audiófilos más exigentes, pues disfrutan de calidad suprema y la fidelidad.
  • El tipo de conversor B por su parte, resulta suficiente para casi todos los aficionados al sonido; generalmente, es la mejor opción en cuanto a precio/calidad/beneficios. Reportan una calidad de sonido y precio menor a los DAC tipo A.
  • Finalmente, destacan los tipo C, que tienen mucha facilidad para adaptase de mejor forma a los usuarios habituados al escenario portátil, o bien quienes desean una salida más simple a sus demandas de conectividad. Por lo general no tienen mal sonido, es sólo su versatilidad, de allí su alta demanda en el mercado actual. Son capaces de sustituir perfectamente, una tarjeta de sonido común, por lo que representan la mejor opción económica.

Si piensas que merece la pena invertir en algunos de los DAC descritos, y que son suficientes con el integrado en el ordenador/móvil, a continuación dejamos la lista prometida con algunos de los modelos más representativos del mercado actual, adicional a los mencionados a lo largo del post, sólo resta que en la posición de usuario, valores sus características y optes por el ideal, según el gusto y preferencias personales:

Fiio E10K: amplificador para auriculares, negro

  • Amplitud de salida: 200 mW (32 Ω / THD + N <1%); control de volumen, con potenciómetro ALPS; ganancia de 1,6 dB (GAIN = L), 8,8 dB (GAIN = H)
  • Precio estimado en Amazon: 85,99€.

Conversor AudioQuest Dragonfly D/A portátil, negro

  • Ofrece altas prestaciones y velocidad: amplificador para auriculares; diseño compacto.
  • Precio estimado en Amazon: 84,71€.

Sennheiser GSX 1200 Pro Amplificador de audio para videojuegos, Color negro y rojo

  • Reporta un excelente rendimiento de audio, tanto en la historia, música y juegos; doble USB para separar el sonido del juego, así como el audio de la comunicación.
  • Precio estimado en Amazon: 250,25€.

SMSL M6 32bit/384khz Asynchronous USB DAC Decodificador

  • Ofrece entradas que incluyen USB, de fibra óptica y coaxial; incluyen productos analógica RCA y Jack de auriculares de 6,35.

Sabaj D3: Amplificador de Audio y Auriculares con Entrada USB coaxial óptica, Color Negro.

  • Contiene entrada USB/óptica/coaxial y salida de 6.35mm/RCA con control de volumen; fuente de alimentación de 5V, se puede usar el banco de energía para cargar el dispositivo.

Cambridge Audio Dac MagicPlus Convertidor de audio, negro

  • Se trata de un convertidor de digital a analógo: DAC WM8742 de 24 bits de Wolfson; con respuesta en frecuencia 20 Hz/20 kHz (± 0,1 dB).

Si te gustó este tema sobre el DAC, seguramente se interesarán también las siguientes propuestas:


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.