Deshabilitar servicios de Windows 10 de manera inteligente es un acto que nos puede ayudar en términos de sencillez, velocidad y rendimiento. Aprendamos aquí cómo considerar este asunto.

deshabilitar-servicios-windows-10-1

Deshabilitar Servicios de Windows 10: utilidad y excesos

Cuando se habla de Windows 10, usualmente se dan dos procesos: la celebración de su plataforma moderna y estable por una parte y por la otra, la exasperación sobre la saturación provocada por sus innumerables procesos internos. Deshabilitar servicios de Windows 10 debe ser una de las búsquedas de Google más populares y frecuentes por este motivo. Ahora, es necesario plantearse las cosas con suficiente cabeza para entender que puede removerse sin perjuicio y qué cosas siguen siendo fundamentales a pesar de ser engorrosas.

En Windows 10 puede haber una ensalada importante en la mezcla de ambas cosas. Al tratarse del sistema operativo por excelencia del mundo informático, producto de una de las grandes compañías del ámbito digital, es una plataforma usada en un sinnúmero de escenarios y según multitud de necesidades e intereses.

Grandes empresas pueden usar servicios de Windows 10 sobre autenticación o algunas variantes modernas del fax, pero un usuario promedio trabajando desde el entorno doméstico se verá sobrecargado por unos servicios tan alejados de sus deseos. Sin embargo, el sistema de Windows 10 los incluye por defecto en su paquete para todos los usuarios.

Queda entonces en nuestras manos elegir entre servicios para salir en defensa de nuestra memoria RAM, nuestro procesador y nuestro disco duro, saturados los tres por información innecesaria y densa. No hace falta permitir que la postura todo-terreno de Windows determine nuestro tiempo de trabajo o nuestros gastos de rendimiento. Pero debemos hacerlo paso a paso y corrigiendo nuestra ignorancia de ser necesario, para evitar provocar desbarajustes digitales que nos cuesten aún más caro que la sobrecarga que veníamos sufriendo.

Servicios de Windows 10 que pueden ser deshabilitados

Lo primero antes de acometer cualquier cambio es revisar de primera mano el comportamiento de nuestro equipo. Si éste tarda demasiado en arrancar tras encenderlo, se congela con frecuencia en momentos en que estén ejecutando diversas tareas a la vez y demuestra un consumo de recursos que no se condice con tus labores, es probable que exista un servicio innecesario ocupando espacio y esfuerzo en segundo plano sin que lo sepas.

De ser este el caso, tendremos que revisar primero los servicios que tienen la disponibilidad de ser deshabilitados, leyendo bastante a los expertos para saber si puede tratarse de una buena idea.

Si tienes un interés especial en todo lo relacionado con las mejores efectuadas sobre el sistema de Windows 10, tal vez te resulte de provecho visitar este otro artículo de nuestra web dedicado a  optimizar correctamente Windows 10. ¡Sigue el link!

deshabilitar-servicios-windows-10-2

Examinemos esta pequeña lista de servicios de Windows 10 que presentan la opción de ser deshabilitados para mejorar nuestro rendimiento:

  • Servicio de Fax: Este es el servicio que siempre se presenta como candidato obvio para ser deshabilitado. Es difícil que un computador personal de 2021 extraiga algún beneficio del hecho de estar preparado para lidiar con un Fax. Es mejor quitarlo de en medio.
  • Servicio biométrico de Windows: Este servicio de autenticación por huella dactilar sólo tiene sentido si el usuario posee el hardware asociado, es decir, el lector de huellas y le interesa tener este tipo de identificación. De no ser así, puede deshabilitarse tranquilamente.
  • Servicio de Net Logon: Es un caso parecido al anterior. Es también un servicio de autenticación pero en el contexto de una red de computadores regido por un dominio, como una manera de mantener segura la conexión del equipo con el controlador principal. En nuestra casa no tiene mayor sentido. Puede deshabilitarse.
  • Servicio de autenticación natural: Como en los casos anteriores, puede considerarse un servicio de exclusivo uso empresarial. Puedes deshabilitarlo para mejorar tu rendimiento.
  • Servicio de propagación de certificados: Se utiliza para identificar usuario de una empresa mediante una tarjeta inteligente. Nada que nos pueda servir en un contexto ajeno a este. Deshabilitemos.
  • Servicio de cifrado BitLocker:  Se trata de un servicio de cifrado basado en la tecnología BitLocker para encriptar la información de nuestro disco duro. Es algo bastante extremo si sólo tenemos fotos familiares, documentos abiertos o juegos en el equipo. Puede quitarse su función automática y dejarlo manual.
  • Servicio de cola de impresión: Es un servicio para gestionar el orden en que se imprimen documentos mediante un controlador de imagen. Por supuesto, esto es sólo útil si tienes una impresora conectada. De no ser así, puede deshabilitarse para ahorrar gastos de rendimiento o al menos utilizar su función automática, dejándolo manual.
  • Servicio de panel de escritura a mano y teclado táctil: No hay mucho que añadir sobre este servicio. Si se posee el hardware de panel de escritura y teclado táctil, resultará útil. En caso contrario, es mejor liberarse del servicio, deshabilitándolo.
  • Servicio de administración de mapas descargados: Es un servicio para usar en tándem con la aplicación de Mapas de Windows 10. De no usar la aplicación, quizá sea mejor quitar su función automática dejándolo manual.
  • Servicio de enrutamiento de mensajes de inserción WAP: Se trata de un servicio que envía regularmente errores de sistema o datos de telemetría a Microsoft. Puede deshabilitarse sin problemas.
  • Servicio de seguimiento de diagnósticos: Es un servicio que continúa con las labores de telemetría antes mencionadas. Puede deshabilitarse igualmente.
  • Servicio asistente para la compatibilidad de programas: Como su nombre indica, intenta resolver los problemas de compatibilidad entre programas antiguos y nuevos. No es algo que sea inteligente desechar completamente, así que simplemente lo dejaremos sólo con su función manual, quitando la automática.
  • Windows Update: Este servicio causa quizá los mayores dolores de cabeza, por su pesadez y recursos gastados. Sin embargo, es demasiado  importante para el sistema como para apartarlo por completo. Podemos deshabilitarlo la mayor parte del tiempo para no sobrecargar una conexión lenta, pero activándolo con regularidad para que efectúe sus labores indispensables.

¿Cómo deshabilitar servicios de Windows 10?

Para llevar a cabo todos estos movimientos de cambio de función y deshabilitaciones, tendremos que entrar en el apartado Servicios y luego en la sección de Administración de equipos. Allí podrá verse la lista de servicios, en la cual se especifica su nombre, función, estado actual y tipo de inicio. Esto último es lo que caracterizará la conducta del servicio cuando el sistema operativo sea puesto en marcha.

Existen varios tipos de inicio, ya comentados en la lista previa: automático, manual y deshabilitado. En el aspecto automático puede seleccionarse la opción de inicio retrasado, después de la carga de todo el sistema. Y en el aspecto manual puede elegirse la opción desencadenar inicio, para suspender su ejecución si hay demasiados servicios en movimiento.

En el siguiente vídeo puede verse un buen resumen de este proceso de optimización de Windows mediante deshabilitaciones. Hasta aquí nuestro artículo sobre cómo deshabilitar servicios de Windows 10. Hasta pronto.