¿Quieres saber cuáles son los pasos para instalar Windows XP en tu computador? En este artículo te enseñaremos cómo. ¡Atrévete a obtener el sistema operativo más usado en la actualidad!

pasos-para-instalar-windows-xp-1

Pasos para instalar Windows XP

Windows XP es un sistema operativo de interfaz gráfica, lanzado por Microsoft en el año 2001. Su principal intención fue resumir en un solo sistema, las bondades de las versiones anteriores, incluyendo una convergencia entre el entorno personal y el entorno profesional de Windows. Las versiones que le anteceden son:

  • Windows 95: Afianzó la comodidad de uso de Windows. Todas las versiones actuales están basadas en ella.
  • Windows 98: Réplica de Windows 95. Aún se continúa usando hoy en día.
  • Windows NT: Versión profesional de Windows, de mayor potencia que Windows 95.
  • Windows 2000: Sucesión de Windows NT, con notables mejoras de seguridad y gestión del sistema.

Lo más importante antes de iniciar la instalación del nuevo sistema operativo es verificar que el equipo sea capaz de funcionar de manera correcta. Para ello, se debe revisar el cumplimiento de los requerimientos técnicos necesarios. En el caso de Windows XP se requiere que el ordenador posea las siguientes características mínimas:

pasos-para-instalar-windows-xp-2

  • Procesador Pentium de 300 MHz o más.
  • No menos de 64 MB de memoria RAM.
  • Espacio disponible en el disco duro de al menos 1,5 GB.
  • Unidad de CD-ROM o DVD.
  • Algunos dispositivos de entrada/salida de datos, como: teclado, ratón, altavoces o auriculares.
  • Adaptador de vídeo y monitor súper VGA con resolución mínima de 800 x 600.
  • Tarjeta de sonido.

Una vez establecidas las condiciones básicas con las que debemos contar, podemos describir las formas posibles de instalar Windows XP en nuestro ordenador. Es importante destacar que la escogencia de una manera u otra, depende de si tenemos o no el CD de instalación.

Procedimiento

Una de las ventajas que ofrece Windows XP es, sin duda, lo fácil que resulta su instalación. Prácticamente, el sistema se encarga de todas las tareas relacionadas con este proceso. A continuación, detallaremos los pasos para instalar Windows XP desde el CD de instalación:

Aunque el CD de Windows XP es ejecutable, de igual manera se requiere cambiar el modo de arranque de nuestro sistema en la BIOS. Esto con la finalidad de que el lector de CD/DVD sea considerado como principal.

  • Así pues, el primer paso es acceder a la BIOS, desde donde debemos seleccionar la opción Boot. Allí buscamos y colocamos como primera opción el CD/DVD ROM. Finalmente, guardamos el cambio y salimos de la BIOS, mediante la secuencia F10 > Y.
  • A continuación el equipo se reiniciará, antes de lo cual necesitamos introducir el CD de instalación de Windows XP en el lector para CD/DVD ROM.
  • Cuando el sistema arranque nuevamente, debemos presionar cualquier tecla, tal y como se nos indica en la pantalla. Con esto, el sistema arrancará automáticamente desde el CD, cargando por defecto los controladores del mismo.
  • Al terminar de copiar todos los elementos, lo que sigue es pulsar la tecla Enter, con lo cual se iniciará la instalación del programa Windows XP.
  • Para continuar con el proceso, se requiere que aceptemos las condiciones del contrato de licencia para el usuario final, mediante la tecla F8.

Lo que sigue a continuación depende de las condiciones del ordenador. Por ejemplo, si el disco duro es nuevo o recién formateado, se nos pedirá que hagamos una partición en el espacio libre disponible. Funciona igual si hay espacios no particionados en un disco con múltiples particiones.

  • Para comenzar con la partición del disco duro, pulsamos la tecla C y establecemos el tamaño del espacio que deseamos. Aquí es preciso recordar que mínimo se requieren 1,5 GB, aunque lo recomendable es 15 GB o más. Terminamos la selección pulsando la tecla Enter.
  • Una vez creada la partición, el sistema comienza a copiar los archivos en la carpeta de instalación definida. En la pantalla aparece una barra que nos indica el progreso del proceso.
  • Al terminar la copia de archivos el sistema se reinicia automáticamente. También sirve pulsar la tecla Enter para acelerar el final.
  • Ahora, sin tocar ninguna otra tecla, el instalador empieza a ejecutarse por su cuenta. Seguidamente podemos realizar ajustes referentes al idioma.
  • Luego de aceptar las preferencias regionales y de idioma, el sistema nos pide colocar nuestro nombre y el de la organización, así como la clave del producto, la cual viene incorporada con la licencia del programa.
  • El siguiente paso es asignarle un nombre al equipo, sin el cual no podremos continuar. De igual manera, se nos solicita una clave para el usuario Administrador. Ésta será necesaria cada vez que queramos tener acceso total al equipo.
  • A continuación debemos ajustar los valores de fecha, hora y zona horaria, seguido de la configuración de red. En esta última, lo correcto es seleccionar la configuración típica.
  • Casi al final del proceso, lo que nos falta es especificar que no deseamos pertenecer a un grupo de dominio, ya que el equipo no estará conectado a una red.
  • Los siguientes pasos son automáticos, es decir, los realiza el sistema sin necesidad de que tengamos que tomar alguna decisión al respecto.
  • Finalmente, el sistema vuelve a reiniciarse, apareciendo en pantalla el logo de Windows XP. Ahora se puede retirar el CD del lector.
  • Sin embargo, el proceso no termina hasta que no aceptemos el ajuste automático de la resolución de pantalla. Luego de lo cual el sistema se carga por primera vez y nos solicita los nombres de los usuarios que utilizarán el equipo.
  • Cerramos el proceso dando clic sobre la palabra Finalizar, luego del mensaje de agradecimiento que aparece en pantalla.

Ahora bien, si no poseemos el CD de instalación, o nuestro ordenador no cuenta con unidad óptica, siempre tendremos una segunda alternativa a través del uso de un pendrive booteable. Los pasos para instalar Windows XP usando un dispositivo USB son los siguientes:

  • Lo primero es contar con un pendrive vacío con, al menos, 1 GB de espacio disponible. También debemos tener la posibilidad de descargar el software del sistema operativo Windows XP y transferirlo al dispositivo.
  • Una vez el programa se copia en el pendrive, éste puede convertirse en un dispositivo de arranque por medio del cual el software es instalado en el ordenador.
  • Después de convertir el pendrive en una unidad booteable, es necesario reiniciar el equipo. En este momento es importante no extraer el dispositivo USB de la computadora.
  • Luego del reinicio del ordenador, el proceso de instalación del Windows XP se inicia automáticamente. Al presionar cualquier tecla, tal y como nos indica el mensaje que aparece en la pantalla, comienza la configuración del sistema operativo.
  • Uno de los pasos intermedios en el proceso de instalación de Windows XP es aceptar las condiciones de uso del software. Para ello presionamos la tecla F8.
  • Lo siguiente es buscar la partición del disco duro donde deseamos instalar el sistema operativo Windows XP. Una vez identificada la carpeta, seguimos la secuencia: Tecla D + Enter + Tecla L.
  • A veces es necesario repetir el proceso hasta eliminar las otras particiones existentes. Después de ello podemos comenzar a crear la nueva partición donde instalaremos el programa.
  • En este punto se nos pide establecer el espacio disponible para la participación. Para lo cual debemos pulsar dos veces seguidas la tecla Enter.
  • Creado el espacio para la partición, ésta se debe formatear a través del sistema de archivos NTFS. En este momento se inicia la copia de los archivos XP en el ordenador, y el sistema se reinica.
  • Cuando el equipo se inicia nuevamente, es importante esperar las instrucciones que aparecerán en pantalla sin pulsar ninguna tecla.
  • Las primeras pantallas que muestra el sistema luego de su reinicio se refieren a ajustes de región e idioma. A continuación debemos escribir nuestro nombre y el código del producto.
  • Posteriormente se nos pide establecer los ajustes de red local. Es recomendable seleccionar la configuración predeterminada.
  • Luego de los ajustes de red local, debemos establecer nuestras preferencias en cuanto a fecha, hora y zona horaria.
  • Finalmente el sistema vuelve a reiniciarse para comenzar la última parte del proceso de instalación de Windows XP, lo cual incluye la configuración del nombre de usuario.

Si quieres aprender más sobre este tema, te invito a leer el artículo sobre cómo hacer un pendrive booteable.

Finalmente, cada vez que deseemos arrancar Windows XP nos bastará con encender el equipo. Por defecto, el ordenador busca el sistema operativo instalado y lo ejecuta.

Otro aspecto importante que hay que considerar es el sistema operativo que se encontraba instalado previamente en el equipo, pues dependiendo de él pueden cambiar los pasos para instalar Windows XP. Sobre este particular, es de especial interés aprender cómo quitar programas instalados. Lo cual veremos más adelante.

¿Cómo quitar programas instalados?

En el menú Inicio, elegir la opción Panel de Control, seguido de Agregar o quitar programas. Al aparecer el cuadro de diálogo correspondiente, seleccionar el ícono de Cambiar o quitar programas. Allí se debe hacer clic sobre el nombre del programa que se quiere desinstalar.

Para completar la eliminación del programa, es necesario responder adecuadamente a la totalidad de las advertencias que se muestran en pantalla. Al culminar comenzará efectivamente el proceso de desinstalación.

¿Para qué particionar el disco duro?

A lo largo de este artículo hemos mencionado la necesidad de realizar particiones del disco duro, pero ¿para qué sirve esta partición?

Una partición no es más sino una unidad de almacenamiento. Un disco duro puede ser dividido en múltiples particiones, cada una de las cuales es capaz de funcionar independientemente unas de otras. Entonces, particionar un disco duro es dividirlo en varios discos independientes de menor tamaño.

Necesariamente antes de que Windows XP pueda almacenar datos en su disco duro, éste debe ser particionado y formateado. Esto se debe básicamente a que las divisiones lógicas contenidas en una unidad de almacenamiento están diseñadas para alojar y organizar datos a través de un sistema de archivos. En otras palabras, para poder contener datos, las particiones deben contar con un sistema de archivos, lo cual se logra mediante la creación de una partición.

Es importante mencionar que existen varias herramientas de administración de discos duros con las cuales podemos crear una partición de este tipo. Para esto, en el menú Inicio del sistema operativo Windows XP, nos dirigimos al Panel de control. Dentro de él, vamos a la opción Herramientas administrativas y seguimos la siguiente secuencia: Herramientas administrativas > Administración de la computadora > Administrador de discos.

Luego, con el botón derecho del ratón, seleccionamos el nombre del disco duro que deseamos particionar. Damos clic sobre la opción Nueva partición, y luego sobre la palabra Siguiente.

Después, es necesario que establezcamos el tipo de participación que vamos a utilizar, así como el tamaño de la misma. Para ello, pulsamos dos veces seguidas sobre la palabra Siguiente.

Lo último es formatear la participación creada con la nueva configuración. Aquí debemos asignarle un nombre a dicha partición, a la vez de seleccionar el sistema de archivos correspondientes.

Finalmente, para concluir el proceso de configuración y formateo de la partición, damos clic sobre las opciones Siguiente y Finalizar.

Novedades de Windows XP

Entre las principales mejoras que ofrece Windows XP, se pueden mencionar las siguientes:

  • Permite definir diversos usuarios, todos con perfiles independientes.
  • El aspecto de la pantalla es más agradable.
  • Menores posibilidades de bloqueo y necesidad de reinicio del sistema.
  • Reducción del tiempo de arranque.
  • Incorporación de nuevas aplicaciones.
  • Mejora de la legibilidad del texto encendido en pantallas de cristal líquido.
  • Establecimiento de una red FireWire.
  • Posee función de escritorio remoto, permitiendo que los usuarios abran su sesión mediante una red o internet.

Ventajas de Windows XP

Windows XP cuenta con ciertas características que se traducen en ventajas para sus usuarios. Entre ellas se pueden mencionar las siguientes:

  • Su instalación resulta bastante sencilla.
  • Es un software comercial.
  • Soporta reproducción de audio y vídeo en múltiples formatos.
  • Es un sistema orientado a objetos.

Desventajas de Windows XP

Aunque Windows XP es un sistema operativo muy popular, no deja de ser cierto que posee ciertas desventajas. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • La instalación del software es limitada a una sola computadora, incluso dentro del mismo espacio físico.
  • No ofrece soporte para más de 4 GB de memoria interna RAM.
  • Resulta poco funcional para la ejecución de juegos, haciéndolos lucir visualmente menos atractivos.
  • Los controladores para componentes de hardware son obsoletos.
  • Es vulnerable para contraer infecciones por virus.
  • Presenta frecuentes errores de código.

Recomendaciones

Para un mejor funcionamiento de Windows XP, es recomendable tomar en consideración lo siguiente:

  • Llevar un récord de incidencias, incluyendo las opciones seleccionadas durante el proceso de instalación. Esto con la finalidad de ayudar a otros usuarios a aclarar dudas. También puede servir como referencia para posibles reinstalaciones.
  • Antes de instalar el sistema, verificar la procedencia del mismo. De esta forma evitaremos infecciones por virus en nuestro equipo.
  • Realizar una copia de seguridad de los drivers y de los datos almacenados en la computadora.
  • Tener conocimiento sobre el funcionamiento de la placa base, necesario para una mejor comprensión de la BIOS.