Visión general de las X-Blades

X-Blades nunca alcanza la perfección que prometen sus variados combates y sus bellos efectos visuales.

X-Blades está muy cerca de ser un gran juego de acción. Incluye la mayoría de los elementos que se pueden exigir a los mejores juegos del género: una acción de combate variada con montones de movimientos desbloqueables, unos efectos visuales impresionantes que enmarcan de forma óptima las frenéticas batallas, y una larga aventura con un montón de monstruos espeluznantes y jefes gigantes. Pero por cada paso que X-Blades da hacia el nirvana de la acción, da otro en dirección contraria. La profundidad del combate se ve comprometida con demasiada frecuencia cuando cientos de enemigos llenan la pantalla, los llamativos efectos visuales pierden su brillo cuando los entornos repetitivos hacen que todo sea predecible, y las batallas contra los jefes son más una guerra de desgaste que una prueba de habilidad. Sin embargo, a pesar de los problemas del juego, sigue siendo un juego de acción divertido. Pero lo que podría haber sido una emocionante y brutal batalla contra las fuerzas oscuras se convierte en una inmersión demasiado predecible en un inútil corte y tajo.

Captura de pantalla de X-Blades

Ayumi es la típica heroína buscadora de tesoros, salvo por una gran diferencia visual: no lleva pantalones. Mientras corres por las ruinas derruidas en busca de reparación por los problemas que has causado, te quedarás mirando su trasero sin afeitar, preguntándote por qué eligió luchar contra una horda de criaturas furiosas sin la resistente tela que la protege de sus despiadados ataques. Tendrás que recorrer todo el juego para desbloquear unos pantalones ajustados, así que deja tu pudor en la entrada del templo si quieres guiar a Ayumi por estas ruinas encantadas. El argumento del juego se ha olvidado en gran medida, cuenta la historia de la búsqueda de Ayumi para exorcizar el lado oscuro que ha desatado en el mundo.

El frenético combate hará que te olvides brevemente del protagonista disfrazado. Tienes tres tipos de ataques a tu disposición – cuerpo a cuerpo, armas y magia – y obtendrás un montón de movimientos y combos desbloqueables a lo largo de la aventura. Puedes acabar con los primeros enemigos usando sólo tus cuchillas titulares, pero la mayoría de los enemigos requieren un enfoque más reflexivo. Los ataques elementales son tu principal herramienta, ya que te permiten apagar el calor de una criatura ardiente con una ráfaga de hielo o neutralizar a un villano oscuro con una ráfaga de energía de luz pura. Con varios tipos de enemigos llenando la pantalla, tendrás que cambiar hábilmente entre los diferentes tipos de ataques para sobrevivir, creando batallas vertiginosas que requieren no sólo la destreza de las teclas, sino también el uso inteligente de la magia.

El problema es que muchas de estas batallas carecen de la sofisticación necesaria para aprovechar todo el potencial de este complejo sistema de combate. Los niveles suelen estar abarrotados de tantos enemigos que lo único que tienes que hacer es lanzar espadas, atacar de vez en cuando a través de la plaza y esperar que tus despiadados perseguidores se retiren al menos por un momento. X-Blades recurre a estas mecánicas con demasiada frecuencia, y aunque no puede destruir por completo el profundo sistema de combate, reduce su impacto haciendo que los duelos sean mucho más repetitivos de lo que deberían. No tienes que enfrentarte a un gran número de enemigos durante los duelos con los jefes, pero aquí también hay problemas. Los jefes suelen ser inmunes a cualquier tipo de ataque que no sea un ataque elemental concreto. Una vez que conozcas sus puntos débiles, sólo tendrás que bombardear constantemente a los jefes desde lejos, esquivando fácilmente sus débiles ataques. Estas batallas son frustrantes debido a la inmensa resistencia que se requiere para completarlas, pero en su mayoría son olvidables y poco inspiradoras.

Captura de pantalla de X-Blades

Hay dos tipos diferentes de niveles en el juego X-Blades: batallas contra jefes y encuentros con enemigos normales. Cada vez que entras en una nueva etapa, el paso a la siguiente zona está cercado por un muro y aparece una barra de vida en la pantalla. Una vez que la pantalla esté llena de enemigos, tendrás que enfrentarte a ellos hasta que su barra de vida se agote, dejándote recuperar el aliento por un momento. Dependiendo del tipo y el número de enemigos, estas fases pueden ser emocionantes o monótonas, y el juego nunca parece encontrar el equilibrio entre el número de enemigos en pantalla y la cantidad de estrategia que hay que aplicar. Cuando los enemigos son eliminados, puedes recoger un botín disperso que te permite desbloquear nuevos movimientos. Sin embargo, el aspecto de la aventura es tan simplista que esta acción también se vuelve repetitiva después de algunos niveles. La recogida de objetos requiere que destroces todos los objetos rompibles a la vista, por lo que destruirás obedientemente viejos jarrones y estatuas polvorientas, sin que haya ningún tipo de plataformas o exploración interesante.

Los efectos visuales de X-Blades son bastante espectaculares. El entorno, aunque limitado, está bellamente detallado, haciendo que las ruinas del templo abandonado parezcan bastante realistas. Los enemigos tienen una variedad de formas espeluznantes, desde minidinosaurios que roen implacablemente la parte trasera de tu cabeza hasta arañas acorazadas que lanzan magia oscura por la pantalla. La iluminación es especialmente destacable. Las ruinas se iluminan con cada golpe mágico, las antorchas parpadean de forma realista en las paredes y las sombras creadas por el sol y otras fuentes de luz se comportan como deberían. Sin embargo, como en cualquier otro aspecto de X-Blades, siempre hay algo malo en los elementos buenos, y los gráficos no son una excepción. Por muy bien diseñado que esté el entorno, nunca saldrás de las malditas ruinas. Todos los niveles son exactamente iguales, lo que hace que el viaje no tenga sentido. También hay una decisión de diseño que puede causar molestias físicas. La cámara tiene una mente propia durante las escenas, flotando alrededor del entorno y cambiando rápidamente de escala alrededor de los personajes a una velocidad brusca, lo que hace difícil centrarse en lo que está sucediendo. Es una pena que el juego no cuente con entornos más memorables, ya que los efectos visuales son, en su mayoría, de primera categoría.

X-Blades es un juego de acción competente, pero carece de la sutileza que podría convertirlo en algo especial. Simplemente no puede aprovechar su sólida columna vertebral. Las variadas batallas se convierten con demasiada frecuencia en unidimensionales, los impresionantes efectos visuales carecen de variedad y los impresionantes jefes se quedan sin nada. Sin embargo, derrotar a una horda de nefastos enemigos es innegablemente satisfactorio, y con dos finales y varios objetos desbloqueables, el juego tiene mucho que ofrecer a los que les gusta acabar con las fuerzas oscuras. Puede que Ayumi no sepa disfrazarse del todo, pero al menos puede destrozar a sus enemigos con estilo, y si puedes perdonar los entornos repetitivos y las ocasionales batallas menores, puede ser divertido durante un rato.