La pregunta ¿Qué significa virtualidad?, es recurrente desde su aparición como concepto, ligado estrechamente a la informática y a lo que se ha denominado la era digital. Por eso, vamos a tratar de responderla profundizando sobre el tema.

La virtualidad

La era digital y la virtualidad

¿Qué significa virtualidad?

Según los diccionarios, etimológicamente la palabra virtualidad deriva de virtual, término proveniente del latín virtualis, misma que a su vez hace referencia a fuerza o potencia.

Por su parte la Real Academia de la Lengua Española atribuye como definición a la palabra virtualidad, la capacidad del individuo de ubicarse e interactuar en distintos espacios sin la necesidad de encontrarse físicamente en estos.

En esos términos, virtualidad supone una relación potente entre el espacio y el tiempo; pero también, una interacción en la cual intervienen la información, la comunicación y la informática.

Sobre la palabra de donde deviene virtualidad, a saber: virtual, podría resultar de gran ayuda observar el video que se aprecia de seguida:

Inicios de la virtualidad

Aunque la virtualidad se relaciona con la era digital, que es algo muy moderno, no es una idea o concepto nuevo. Desde los inicios de su creación, el hombre ha buscado reproducir la realidad de modos alternos.

Marcaría también los inicios de la virtualidad, Platón, filósofo griego que sostenía que el conocimiento se generaba por medio de ideas e imágenes. Por tanto, la capacidad de transformar la imaginación en realidad, era virtualidad.

Lo cierto es, que el concepto es de vieja data, pero ahora, lo que significa virtualidad se relaciona con un fenómeno social que se ha consolidado como un mundo paralelo con sus propias reglas.

Los mejores aliados de la virtualidad

La virtualidad desde algunas perspectivas se riñe con la realidad. Por lo tanto, lo virtual suele implicar la ausencia pura y simple de existencia, en cambio la realidad implica una presencia tangible.

A pesar de lo anterior, para ser cierta y efectiva, necesita de unos aliados inseparables. Estos, lejos de ser virtuales deben ser tangibles, los cuales se presentan en el siguiente orden:

La informática-la tecnología-Internet-y-la-red

Aliados de la virtualidad

La Informática

La informática, se encarga de la administración y aplicación de procedimientos que están entrelazados programas instalados en cualquier equipo de computación o inteligente. Permite establecer la forma de almacenar y conservar datos e información en formato digital.

La Tecnología

La tecnología, sea en singular o plural, implica acciones sistemáticas cuyo destino es la transformación de cosas. Las nuevas tecnologías son innovadoras, porque en lo sustancial, se han perfeccionado después de la Segunda Guerra Mundial, registrando una fuerte aceleración en su desarrollo.

Internet

Internet tiene sus orígenes en el año 1969. Surgió para lograr la interconexión entre computadoras, creando inicialmente redes físicas para dar paso seguidamente a una red lógica.

Lo anterior le permitió al Internet convertirse en un medio de transmisión veloz y eficiente, asegurándose cada vez mejores tipos de conexiones. Precisamente, sobre estas puedes conocer más ingresando en el enlace.

La Red

En sus orígenes se hablaría de una red inicial que permitiría las comunicaciones a gran velocidad. Ésta se materializó cuando se utilizó entre la Universidad de California en Los Ángeles y la Universidad de Stanford, una línea telefónica interconectada.

Datos de alta credibilidad indican que la red al año 2015, habría crecido hasta abarcar para ese mismo año, la tercera parte de la población a nivel mundial.

El Ciberespacio

Algo así como el ecosistema es para la naturaleza y la comunidad de seres vivos, así es el ciberespacio para la virtualidad.

Entonces cuando buscamos entender qué significa virtual, reunimos el Internet (infraestructura), el ciberespacio (contenido) y a los cibernautas que conforman lo que pudiera ser un ecosistema y entendemos de qué trata.

Lo cierto es, que el término «ciberespacio» se le atribuye al escritor de ciencia ficción William Gibson en 1984, específicamente en su obra literaria, Neuromante. Con éste designaba el escenario espacial que existía al interior de las computadoras y sus interconexiones.

Pero por la propia naturaleza que el tema implica, el ciberespacio pasó a ser una nueva estructura de la sociedad. Considerada por algunos expertos en la materia, como una nueva zona de acción pública, a la que le han dado denominación de cibersociedad.

Se trata de un universo nuevo, virtual y paralelo. Creado y sustentado por todos los elementos modernos, que bajo el signo de tecnología y redes digitales, en relación con velocidad e inmediatez, formarían tal espacio tan interesante.

Informática-tecnología-información-comunicación

El Ciberespacio

Un mundo paralelo o inexistente

Es concebido como paralelo, pero ya no más como inexistente. Hay personas que a nivel personal y/o profesional o ambas inclusive, tienen todas sus bases sentadas en situaciones relacionadas con la virtualidad.

Las amas de casa por ejemplo, en algún momento sólo se dedicaban a los oficios del hogar. Limpiar, cuidar a los niños, atender al esposo, pagar los servicios, entre otras tareas; hoy en día no es más así.

También los profesionales se apoyan en asistentes virtuales, incluso para no contratar personal y tener que arrendar una oficina. Además, recurren al ciberespacio en toda su amplitud para realizar las tareas propias a sus profesiones.

Virtualidad y digitalización

Para algunos interesados en el tema, todos vivimos en una sociedad digital. Lo digital implica virtualidad y, por ende, todos formamos parte del inmenso e infinito ciberespacio.

Ya no sólo se trata del uso de las computadoras, la informática y la tecnología. Se trata de que todos los individuos, sin excepción, por la necesidad de contar con información, recurren a la virtualidad y a la digitalización.

En términos generales podría decirse que, la virtualidad y todo lo que ella implica, garantiza información. Información que es posible en estos tiempos de digitalización, poco a poco y sistemáticamente, tal y como se va produciendo.

Alcance de la virtualidad

Ya hemos escrito cuándo y cómo llegó a nuestras vidas la virtualidad, ello ha servido para responder de alguna manera ¿Qué significa virtualidad?.

Por tanto, llegamos a entender las maravillas que ésta implica, sobre sus inicios, aliados y su inminente incorporación a la cotidianidad de todos.

Es así como no podríamos dejar de reseñar su alcance, si es tan maravillosa. Pero, realmente hasta donde podemos aprovecharla, en que campos ésta influye o interviene para nuestro beneficio.

Digamos que vamos a referirnos a aquellos espacios más evidentes y que parecieran con grandísima relevancia, fundamentalmente, en estos tiempos de pandemia, veamos:

En el campo de la Salud

Por tratarse de una pandemia, fue precisamente el sector salud el que se vio más afectado. Por una parte, porque el distanciamiento social llamaba a cuidarse de un poderoso enemigo invisible.

Pero también, porque pedía contar con el personal de salud frente a los índices de contagio. Asimismo, el gran desafío que traería el COVID-19, era para los sistemas de salud, los cuales con el pasar del tiempo se han mostrado en algunos casos, débiles y deficientes.

La gran mayoría de los países han sufrido con el COVID-19, pocas han sido las excepciones. Pero en este campo, la virtualidad, ha representado un valioso y muy útil recurso.

Tanto ante la necesidad de resguardar lo mejor posible al personal de salud, como para mejorar las dinámicas en las emergencias de los hospitales. La creación casi forzosa de plataformas y mecanismos para informar, pero también para contactar y asistir a las personas, han resultado indispensables.

En el área de la Educación

Sobre la educación es menester señalar que ya muchos países del mundo aprovechaban de las bondades de la educación a distancia. En algunos de forma parcial, en otros de manera alternativa y muchos otros a título optativo.

Lo cierto es que luego de unos tres meses de confinamiento y tanta incertidumbre, la naciente «nueva normalidad» exigió cambios. Siendo precisamente la educación una de las áreas que, para enfrentar tal exigencia se avocó al aprovechamiento de la virtualidad.

En el campo Laboral

El trabajo virtual, al igual que la educación, no resintió tanto el confinamiento, pues ya muchos países del mundo disfrutaban de las mieles de la virtualidad. Claro está, han habido cambios, improvisaciones e innovaciones, pero es innegable que poco a poco la virtualidad podrá consolidarse.

También es de reconocer, que algunos puestos de trabajo presencial se ven y verán afectados negativamente por esta tendencia. Sin embargo, es inoficioso contrariar lo que el mundo laboral demanda.

En la Seguridad Nacional

La seguridad desde cualquier enfoque que se vea, es una materia que se asume como algo que se atiende de manera presencial. Sin embargo, no es sólo así, en esa área la virtualidad también tiene un lugar y resulta tan beneficiosa como en cualquier otra.

Resulta oportuno en ese sentido, decir que la seguridad tiene dos importantes ramas: la seguridad de la nación y la seguridad ciudadana.

La primera de las mencionadas que es la noción relativa a la estabilidad, calma y mantenimiento de la paz a nivel nacional, se ocupa de evitar, prevenir y disuadir amenazas internas y/o externas que amenacen los fines del Estado.

La segunda, se refiere a la seguridad de la integridad física, la vida y los bienes de las personas. Es decir, se ocupa de la delincuencia y la criminalidad; así como de la prevención y represión de tales fenómenos.

Por cuanto, los funcionarios que intervienen en la materia de seguridad también demandan protección de su salud. Por eso se han activado mecanismos para ello y seguimos viendo a los uniformados en sus puestos, haciendo su trabajo en beneficio de la sociedad.

Paralelo a esa labor ininterrumpida, dada la naturaleza de ese oficio y profesión, se han creado plataformas y mecanismos apoyados en la virtualidad que coadyuven en tan importante tarea.

La mente del hombre

Alcance de la virtualidad

El futuro de la virtualidad

La verdad es que la virtualidad es presente y futuro. Más aún, en un mundo en donde es considerada como algo real y tangible, es decir, como una realidad subjetiva, que cuenta con cimientos cada vez más fuertes.

Es innegable en este punto, que la virtualidad está involucrada en todos los aspectos de la vida de las personas y las sociedades, como en el empleo, la economía, los estudios, el tiempo libre y muchísimos otros aspectos.

La tecnología, la informática, el Internet, la digitalización y cualquiera de los elementos mencionados anteriormente, relacionados con el tema, suponen una abrumadora presencia y utilización. Esto nos ha permitido entender qué significa virtualidad.

En estos tiempos, la virtualidad representa la consecución de la interacción cibernética. Elimina fronteras, reduce distancias y de alguna manera, le da paso a lo que se ha denominado la «aldea global». Pero sobre todo, ha llegado para quedarse.

Así pues, aunque desde algunos ángulos entendamos al ciberespacio como un «no-lugar» hasta demarcado en términos geográficos, la gente lo considera como una experiencia real, así como sus consecuencias.

Qué significa la virtualidad: El Nuevo Orden Mundial

Si en el año 2019 no teníamos claro lo que era el Nuevo Orden Mundial, la llegada del COVID-19, nos obligó a entenderlo. Más aún, nos obligó a enfrentarlo y con ello, a entender lo que significa la virtualidad.

Sobre el tema, desde hace algún tiempo veníamos escuchando hablar; en torno a él, se habían tejido diversas conjeturas, desde conspiraciones hasta la creación en un laboratorio del COVID-19.

Es el caso que ninguna de tales situaciones resulta de interés para el asunto que nos ocupa, más allá de una simple referencia, ya que son aristas de un tema difícil de abordar, para tratar separadamente.

Ahora bien, lo que sí resulta de interés en este llamado Nuevo Orden Mundial, no necesariamente tomado como conspiración en este artículo, sino como un cambio mundial, es su relación con la virtualidad.

Hasta diciembre del año 2019, virtualidad era para el mundo: irreal, poco interesante, una herramienta como otra más en la informática, tecnología y era digital.

Pero es la pandemia quien estableció ese tan temido Nuevo Orden Mundial que, por más rebeldes que seamos, se impuso. Así, el distanciamiento social y confinamiento, están determinando drásticamente nuestras vidas y conductas, prácticamente en todos los sentidos.

Unos países primero, otros países después, pero al final del día, todos tuvieron que darle la importancia que tenía el asunto, llegando un momento en el que verdaderamente el mundo prácticamente se paralizó.

Así las cosas, se impuso un Nuevo Orden mundial (tal vez no el que se creía) y las calles de todos los países del mundo, que jamás nadie hubiera imaginado vacías, llegaron a estarlo.

Independientemente de su finalidad, la base de un Nuevo Orden Mundial, se instaló en el mundo. Imponiendo cambios dramáticos en la vida de todas las personas, en todos los rincones del mundo.

Hubo algún momento del año 2020 en que el aislamiento social y confinamiento de todos o casi todos los habitantes del mundo, se alcanzó. Surgiendo así, tantísimas formas de subsistir por vía de la virtualidad.

Así que la pandemia declarada por la Organización Mundial de Salud, consolidara la convivencia virtual a nivel mundial, para convertir todo en una sociedad interconectada que para enfrentar la emergencia, traspasara las barreras de tiempo y espacio.

La virtualidad y el COVID-19

Lo que significa la virtualidad y los smartphone, pasaron a ser una necesidad y no más un artefacto de lujo; las comunicaciones virtuales pasaron a ser indispensables para apaciguar la desesperación por saber de familiares y amigos.

Con el pasar de los días, la salud, el empleo, los estudios e infinidad de actividades esenciales en la vida de los seres humanos, tuvieron que canalizarse de forma virtualidad.

En estos tiempos y quizás mientras dure la alarma de pandemia, seguiremos siendo dependientes de los equipos electrónicos y tecnológicos; serán más que nunca, nuestros mejores aliados.

Así, la virtualidad y el CODIV-19, se instalaron en nuestras vidas. Son ahora parte integral de nuestra cotidianidad y parece que hay poco que hacer por el momento para cambiarlo.

Conviene entonces, capacitarnos diariamente para sacar el mejor provecho de la virtualidad. Y a la vez, seguir cuidando de nuestra salud para protegernos del COVID-19.

El Hombre

De todo lo leído, es posible haber entendido qué significa la virtualidad. Quizás deberíamos concluir que no resultó tan malo el confinamiento, si por ello se consolidó algo que era inminente que formará parte de nuestras vidas.

La tecnología y cada uno sus aliados ya mencionados, sin lugar a duda son fabulosos. Sin embargo, en pocas líneas hemos leído la importancia que tiene en todo ello, la intervención del hombre.

Separados o complementándose entre sí, también resultan una excelente fórmula. Por eso no deberíamos ignorar que nada de esto sería posible sin la mano e intervención del hombre.

Hablamos del hombre como ser humano, sea del género que sea. Ese que por su intervención, ha hecho que la informática, la tecnología, el Internet y todo de lo que hemos hablado, sea lo que es hoy día.

El hombre en su interés de mejorar su calidad de vida asumió lo que significa la virtualidad. Sumando su incansable deseo de contar con mejores bienes y servicios, lo que lo lleva a investigar, estudiar e inventar, persiguiendo el progreso.

Si te gustó este tema, descubre y disfruta mucho más sobre la Informática, en otros artículos de nuestro maravilloso blog como Bases de datos multifuncional.

Además, la creatividad e ingenio del siguiente video podría ayudarlos a aclarar la idea aquí desarrollada, por ello, los invitamos a observarlo.