¿Qué son las aplicaciones de código abierto?

Diferentes aplicaciones de código abierto

Las aplicaciones de código abierto son una alternativa a las apps de código propietario que llegan desde grandes empresas desarrolladoras. Para entender en profundidad lo que son las aplicaciones de código abierto o “open source”, es necesario tener nociones mínimas de programación.

En términos generales, una aplicación es un número binario, un conjunto de unos y ceros que solamente puede leer el procesador del móvil, tablet u ordenador. Cuando las aplicaciones son de código abierto, este código binario es visible y se puede editar. El propio usuario podría, con los conocimientos necesarios, modificar la app, darle nuevas funciones o replicarla. Todo ello con el permiso de su creador original ya que el código fuente es libre y está abierto para la comunidad. Otras apps propietarias, no permiten esto. Su código está sellado y únicamente los desarrolladores pueden modificarlo, o un hacker cuando logra burlar sus sistemas defensivos.

Aplicaciones de código abierto, beneficios y precauciones

A la hora de optar por herramientas y aplicaciones de código abierto, es importante conocer sus alcances, beneficios y riesgos. Un uso consciente de este tipo de herramientas te puede ayudar a sacar el máximo provecho de cada herramienta y recurso de tus dispositivos.

Software flexible

Al tener acceso al código fuente, una aplicación de código abierto puede ser modificada por el usuario para cumplir de manera específica determinadas funciones. Es necesario tener conocimiento de programación para incorporar nuevas órdenes y procedimientos.

Ahorro económico

Si la aplicación de código abierto cubre tus necesidades, puedes descargarla y empezar a utilizarla sin necesidad de pagar un centavo. En caso de que requiera modificaciones, puedes pagarle a un experto para que las realice. En cualquier caso, el coste es mucho menor en comparación al uso de una aplicación con licencia propietaria. Revisa cada propuesta de licencias en las apps de código abierto, en algunas ocasiones ya hay versiones de pago que incluyen las principales funciones y herramientas personalizadas que requieren los usuarios empresariales.

Disminuye la dependencia del proveedor con aplicaciones de código abierto

Cuando utilizamos aplicaciones de código abierto para una empresa, la dependencia de un determinado proveedor se ve reducida. No se vuelve obligatorio comprarle todos los productos, sino que se pueden sectorizar y pedir a otros desarrolladores en caso de ser necesario. Es posible migrar los datos y el trabajo a otro proveedor con mayor sencillez, incluso se puede realizar el seguimiento de seguridad o mantenimiento de forma separada. Cada agente tiene a su cargo una función específica dentro de la plataforma y sus alcances.

¿Qué empresas o usuarios optan por el código abierto?

Entendiendo como una alternativa flexible, personalizable y versátil al código abierto, es interesante resaltar qué tipo de usuarios y métodos encontramos en la comunidad. Por ejemplo, las empresas de tecnología que controlan su propia evolución modificando el código de la app, o las pequeñas empresas que pueden hacer apps a medida de sus necesidades. También están los usuarios individuales, que en su mayoría eligen el código abierto por temas de seguridad y privacidad de los datos e información que recopilan las apps.

Cómo funcionan las aplicaciones de código abierto

Empresas de tecnología

Las empresas tecnológicas que eligen aplicaciones open source lo hacen para controlar la evolución del código. Así se evitan sorpresas en la incorporación de órdenes o líneas de código nocivas para sus fines. En muchos casos, empresas como Google o Facebook han desarrollado apps con código abierto que luego ponen a disposición para seguir haciendo evoluciona el sector. Otros códigos son propietarios y protegen determinadas funciones y servicios, como pasa con macOS o Windows.

Administración pública

Los gobiernos y sus dependencias suelen utilizar aplicaciones de código abierto para todo lo relacionado con la administración pública. La flexibilidad de este tipo de programas permite crear versiones adaptadas para cada tipo de municipio o dependencia. Luego de desarrollado el sistema, se puede volcar a otras oficinas con sencillez y velocidad, dando uniformidad a determinados procedimientos.

Requisitos del software open source

Al permitir la visualización del código, los desarrolladores pueden seguir trabajando en brindar nuevas funciones y herramientas informáticas de calidad. De acuerdo a la Iniciativa del Código Abierto, las aplicaciones deben cumplir una serie de requisitos para considerarse de código abierto:

  • La distribución debe ser libre. Se tiene que poder regalar el software.
  • El código fuente tiene que estar incluido u obtenerse libremente.
  • La redistribución de modificaciones debe estar permitida.
  • No debe restringir el uso de otro software.
  • Los derechos de distribución deben ser los mismos para cada usuario que reciba el programa.

Cumpliendo con estos requisitos, el resultado es una experiencia personalizada, versátil y de calidad a la hora de gestionar y armar programas para determinadas empresas, usuarios o dependencias de administración. El código abierto permite alternativas para generar acciones personalizadas mediante la modificación del código, algo muy útil si tenemos conocimiento de programación y podemos generar alternativas específicas para el objetivo empresarial determinado.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.