La computación en la nube significó el avance de las aplicaciones web debido al auge de las tecnologías. En este artículo te enseñaremos cuáles son los tipos de nube informática que existen, como medio para implementar servicios de computación vía internet.

tipos-de-nube-informática

Tipos de nube informática

A medida que crecen las necesidades de las empresas, cada vez se les hace más difícil conectarse a un servidor web de su centro de procesamiento de datos. Por cuanto se ven obligados a desviar sus recursos hacia el logro de la calidad de servicio, la máxima potencia de sus servidores, y la plena conectividad, entre otros aspectos que le garanticen el progreso económico y empresarial.

Además, el riesgo de ser víctimas de ataques informáticos, a través del uso de su propio centro de procesamiento de datos, se ha incrementado con el paso de los años. De tal manera que, en la actualidad, son muchas las personas y organizaciones que acuden a la computación en la nube para contratar servicios de tecnología, información y comunicación, todo a través de internet.

Computación en la nube

Básicamente, es un servicio digital a través del cual se ofrece acceso a distintos recursos de tecnología, comunicación e información, tales como: redes, bases de datos, sistemas operativos, almacenamiento, y servicios de computación en general. Las principales ventajas de este tipo de servicio, son:

Ventajas y desventajas

Podemos acceder de forma remota a los datos almacenados en la nube, desde cualquier parte del mundo y en cualquier momento. El proveedor de servicios, mediante la realización periódica de copias de seguridad, mantiene resguardada nuestra información.

La velocidad de la conexión a internet del proveedor es mayor que la nuestra, lo que ocasiona que el acceso al servicio sea extremadamente rápido. Disminuimos nuestra conexión a la banda ancha, lo que reduce los costos.

Los cambios realizados desde un dispositivo conectado, automáticamente se realizan, tanto en el resto de los equipos como en los servidores del proveedor. Lo que ocasiona fidelidad de la información. Las empresas ven aumentados sus niveles de productividad gracias a la rapidez de respuesta de este tipo de servicios.

En algunos casos, impulsa el lanzamiento de nuevos productos y servicios al mercado. Permite maximizar la utilización de los recursos, aumentando la eficiencia de las empresas. Brinda la oportunidad de distribuir el trabajo equilibradamente entre todos los miembros de las organizaciones usuarias.

Sin embargo, a través del uso de la computación en la nube, perdemos el control al acceso de la información. De igual manera, corremos el riesgo de hacernos dependientes del proveedor de servicios, confiándole además la seguridad completa de nuestros datos.

Estructura

En líneas generales, la computación en la nube está conformada por: los recursos físicos, la infraestructura, el software de plataforma, los componentes de la aplicación, los servicios web y el software como servicio. De igual manera, es importante destacar que se basa, tanto en el modelo de consumo como en el de servicios e implementación, dependiendo siempre de las necesidades y demandas del cliente.

Debido a las múltiples opciones que origina la combinación de estos elementos, es importante especificar las modalidades a través de las cuales se implementan los servicios informáticos por medio de la nube.

Nubes informáticas

Dependiendo de las necesidades de los clientes, del tipo de servicio contratado requerido, de la decisión sobre el uso de las instalaciones y de los requerimientos de seguridad, se originan cuatro tipos de nube informática:

Nube pública

La información es de acceso libre para el público en general, quienes acceden a través de internet. Conlleva el uso de las instalaciones del proveedor de servicios.

Nube privada

Los servicios están dirigidos directamente hacia el cliente, quien puede ejecutarlos, usarlos y controlarlos directamente a través de su red privada de internet.

Nube comunitaria

Dirigida a varias organizaciones a la vez, las cuales comparten recursos, funciones e intereses en común, con la finalidad de beneficiarse conjuntamente.

Nube híbrida

En la nube híbrida, el servicio va dirigido a varios tipos de clientes o entidades individuales. Cada uno con tecnología prioritaria.

Características

Nube pública

No requiere la instalación de máquinas locales para el procesamiento y almacenamiento de la información. El cliente cancela sólo el uso del servicio. Por lo cual, no incurre en gastos de mantenimiento. La administración de los recursos informáticos y la seguridad de la información, son responsabilidad directa del proveedor del servicio.

Terceras personas pueden tener acceso a la información, no sólo el contratante del servicio. Tratar de integrar los servicios provenientes de este tipo de nubes con otros sistemas unitarios, no es del todo fácil. Utiliza las instalaciones del proveedor de servicios.

Los recursos pueden ser administrados y controlados por el propio cliente o por una tercera organización. Son de mayor tamaño que las nubes privadas.

Resulta idónea, y lo bastante segura, para cargas de trabajo seleccionadas. De seguir investigando con respeto a este tema en particular, puedes visitar el artículo computación en la nube y complementas tu información.

Nube privada

La plataforma, o componentes de la aplicación, se ubican dentro de las instalaciones del usuario final. No incluye la prestación de servicios a terceras personas. Se refiere únicamente a la obtención de hardware mediante el uso de la nube. Los datos están más seguros porque permanecen dentro de la propia organización.

Permite la integración de los servicios con otros sistemas propietarios. Requiere invertir en infraestructura física y virtual, y su correspondiente mantenimiento. Puede utilizar, tanto sus propias instalaciones, como las del proveedor de servicios. Los recursos son administrados y controlados por el cliente o por una tercera persona.

Generalmente, conlleva mayor costo que otros tipos de nubes. Su implementación aumenta el beneficio y el rendimiento de las empresas.

Nube comunitaria

Posee menor cantidad de usuarios que una nube pública. Conlleva mayores gastos de implementación. Brinda mayor seguridad y privacidad de los datos. Los usuarios comparten servicios, recursos, fines y negocios en común. Puede ser de propiedad individual o colectiva.

Es válido que funcione dentro o fuera de las instalaciones del cliente. Principalmente, está dirigida a los miembros de varias nubes públicas que poseen la misma preocupación o necesidad. Comparte la infraestructura con otros usuarios, pudiendo funcionar dentro de sus instalaciones o fuera de ellas.

Puede ser administrada de manera propia o por terceras personas. Su acceso es limitado a comunidades específicas, consumidores de la misma nube.

Nube híbrida

Permite la combinación de varios tipos de nube informática. El usuario controla sus propios servicios basados en la web. Es un punto intermedio ante la posibilidad de migrar toda la información a la red.

No requiere alta inversión inicial. La aceptación entre las empresas crece cada día un poco más, sobre todo partiendo de la nube privada hasta llegar a la pública. Posee mayor nivel de confianza que las nubes públicas y comunitarias.

Conlleva mayor flexibilidad y beneficio que otros tipos de nube. Maximiza el aprovechamiento de todas las bondades de las aplicaciones y servicios disponibles en las nubes públicas. Brinda mayor seguridad y privacidad de datos.

Aspectos a considerar

Uno de los primeros factores que debemos considerar a la hora de decidirnos por una u otra nube informática, es sin duda, el presupuesto y el tiempo que tenemos disponible para la implementación del servicio.

Otro aspecto es el nivel de riesgo que estamos dispuestos a correr en cuanto a la seguridad y la privacidad de nuestra información.

De igual manera, debemos pensar en la accesibilidad de los datos una vez que hayamos contratado el servicio.

No podemos dejar de lado la necesidad de establecer el tipo y calidad de servicio por el cual estamos dispuestos a pagar, así como los resultados y mejoras que esperamos recibir. Establecer una posición ante la escalabilidad de la plataforma, con o sin inversión en infraestructura, puede ayudarnos con la escogencia de la nube.

Decidir acerca del nivel de control que deseamos tener sobre los recursos informáticos, también nos ayudará a tomar una acertada decisión. Si se trata de información sensible, lo más recomendable es que optemos por una nube privada o híbrida. El nivel de preparación tecnológica de las personas que usarán el servicio, debe influir en la toma de esta decisión.

Otro factor importante es el manejo de la posible resistencia al cambio y a la transición necesaria para lograr la implementación del servicio. También es importante revisar la capacidad de soporte técnico remoto que obtendremos luego de contratar el servicio.

Si el ritmo de la empresa requiere respuestas rápidas, lo más adecuado es considerar una nube con mayor capacidad de servicios. Debemos revisar detalladamente las condiciones del servicio ofrecido por el proveedor. Si no se ajustan a nuestras necesidades ni estamos conformes con ellas, no deberíamos aceptarlas.

Revisar las referencias de otros clientes, con respecto a sus experiencias con cada uno de los tipos de nube informática que existen, siempre resulta de gran utilidad. Finalmente, la decisión debe ir de la mano de la visión de futuro que tengamos de nosotros mismos o de nuestra empresa.